Comenta en tus redes favoritas!!!

¿Qué es el Alóe Vera o Sábila y para qué sirve? 

Si te estás preguntando para qué sirve el Alóe Vera y cuáles son sus cuidados, ¡sigue leyendo!.

 Ésta planta originaria de Arabia, el Magreb y Este de África que pertenece a la familia de las suculentas y tiene más de 500 subespecies goza actualmente de mucha popularidad.

 La llamamos la planta de las mil propiedades, y no es para menos. El Aloe Vera o Sábila ha ganado muchísima fama por ser beneficioso para la piel, el cabello, la cara, e incluso por tener propiedades medicinales, ¿qué levante la mano quien no tiene una crema o gel de Alóe Vera en casa?

Alóe Vera en maceta.
Para ponerte guapa y para decorar tu casa.

La Sábila no sólo se ha ganado un hueco en nuestros hogares por ser el santo grial de las plantas, sino porque además de ser muy bonita necesita unos cuidados mínimos. Una planta similar en cuanto propiedades beneficiosas para el ser humano puede ser la planta Cinta o Malamadre.

En estado óptimo sus hojas perennes pueden alcanzar los 50 cm de altura y los 7 cm de grosor. Éstas son carnosas y contienen Aloína, un protector natural de la planta usado en la industria farmacéutica.

  • Preciosa planta decorativa muy resistente y fácil de cuidar. Posee un potencial para adornar como una Palmera de Salón
  • El Alóe Vera tiene múltiples beneficios para el cabello: ayuda a eliminar las células muertas del cuero cabelludo; es un fantástico acondicionador para el pelo; promueve  su crecimiento y se puede usar como tratamiento anticaspa.
  • Beneficios para la piel: reduce la irritación, tiene propiedades refrescantes, antiinflamatorias , mantiene la hidratación de la piel, se puede usar en la cara para reducir las arrugas y líneas de expresión, también como tratamiento para controlar el acné así como las cicatrices.

¡TRUCO!  Sábila y miel para el cabello y para tu rostro.

Está mezcla es estupenda para aplicarla como mascarilla facial. Sólo necesitaremos extraer la pulpa de la planta, añadir una cucharada de miel y mezclar bien en la licuadora. Deja la mascarilla actuar 15 minutos sobre tu rostro y voila. Tu piel se sentirá mucho mas suave e hidratada.

Igualmente podemos aplicar esta mezla mágica como mascarilla en el cuero cabelludo una vez nos hayamos lavado el pelo. Déjala actuar durante 20 – 30 minutos. Notarás la diferencia.

Si ya te has decidido a tener una (o varias) plantas de Alóe Vera sigue leyendo para saber las reglas básicas para su mantenimiento.

Alóe Vera o Sábila y sus cuidados esenciales.

Alóe Vera
La planta de Alóe Vera necesita mucha luz.

Luz.

Dada la procedencia del Alóe Vera o Sábila es de esperar que la planta requiera bastante luz como los cactus. Intentaremos colocar a nuestro Alóe en un lugar bien iluminado donde reciba los rayos del sol.

Riego.

El Alóe Vera no requiere de mucha humedad, es más, aguanta muy bien la sequía.

Por ello se aconseja regar nuestra planta cuando el sustrato esté completamente seco. Será imprescindible dejar que la tierra seque entre riego y riego para no ahogar sus raíces.

Ya hemos hablado en otros post del truco de meter un palo hasta el fondo de la maceta y si al sacarlo hay tierra húmeda impregnada es que aún no necesita otro riego.

¡OJO! Probablemente éste sea el punto más importante a tener en cuenta ya que el Alóe necesita poquísima agua.

Si nos pasamos con el riego las hojas comenzarán a pudrirse. Si por el contrario nos quedamos cortos, las hojas comenzarán a arrugarse.

Temperatura.

Las temperaturas altas son óptimas para el cultivo y crecimiento de ésta planta.

¡OJO! Cuidado en invierno. El Alóe no se adapta bien al frío, no es aconsejable tenerlo a menos de 10 grados. Tampoco es aconsejable tener nuestra planta cerca de estufas o radiadores si optamos por colocarla en el interior de casa. Esto podría dar lugar a que sus hojas se resequen demasiado y terminen por arrugarse.

Aloe Vera o Sabila
Aloe Vera o Sabila

Sustrato.

Si acabas de comprar tu Alóe, ya vendrá con un sustrato óptimo del invernadero.

Si tu planta ya es más grande y lo que quieres es replantarla, enhorabuena, ¡lo estás haciendo bien!.

Sólo necesitas asegurarte que el sustrato es suficientemente arenoso y tiene buen drenaje, lo último que queremos es que nuestro Alóe Vera se encharque al regar.

¡OJO! Al trasplantar tu Alóe en una nueva maceta, asegúrate que ésta tiene un agujero en el fondo para que el exceso de agua tenga salida y no se nos encharque. Esto podría provocar que las raíces se pudran.

Los tipos de Alóe Vera más comunes.

Alóe Barbadensis.

Probablemente el tipo de Alóe Vera más extendido en cuanto a su uso, pues es la variedad de Alóe a la que se atribuyen numerosos usos medicinales, cosméticos e incluso gastronómicos.

Alóe Vera o Sábila
El gel de Alóe Vera se extrae del interior de sus hojas.

El gel de Alóe Vera se extrae de la pulpa de la parte interna de sus hojas, y sus propiedades son diferentes dependiendo de la parte de la hoja que se trate.

Entre sus atributos más importantes se encuentran: reducir la irritación de la piel, tiene propiedades refrescantes, antiinflamatorias y, además, mantiene la hidratación de la piel. Por todo ello,  no es extraño que su uso sea común  para geles o cremas específicos para tratar quemaduras o en tratamientos anti arrugas.

¿Aún no te has decidido a hacerte con una de éstas maravillas?

Alóe Arborescens.

Alóe Arborescens
Alóe Arborescens

También es una variedad bastante común, conocida como Planta Pulpo, Alóe Candelabro o Alóe Arborescente. Es de origen africano, y la podemos distinguir por tener hojas carnosas y dentelladas.

Éste tipo de Alóe florece en invierno. Sus flores son de color anaranjado y son toda una belleza exótica.

Es una planta bastante común si vives en una ciudad de clima cálido, probablemente te habrás topado con ella en algún jardín o parque.

Alóe Vera y mascotas.

Ya hemos hablado sobre el gel del Alóe Vera y para que sirve, pero ¿es el Alóe Vera venenoso para perros y gatos?. Pues bien, si el Alóe Vera es administrado con responsabilidad y en las dosis adecuadas no tiene por qué serlo.

Una de las sustancias que se encuentran en el interior de la hoja del Alóe Vera denominada Alóina es la sustancia que la planta naturalmente produce para protegerse del exterior, ante insectos por ejemplo. Por ello, la Aloína si es consumida en altas dosis podría resultar perjudicial para la salud.

Si nuestra mascota ingiere Aloína o la corteza de esta planta podría tener un efecto laxante, pero su tránsito intestinal se regulará una vez deje de consumir la planta.

En definitiva, el Alóe Vera no presenta un riesgo alto para la salud de nuestras mascotas y no la debemos considerar como tóxica.

Cómo reproducir el Alóe Vera por esquejes.

Podemos reproducir nuestra planta de Alóe Vera por esquejes, lo recomendable es cortar nuestro esqueje desde las hojas inferiores de la planta, tratando que salgan desde su base.

En el punto por el que hemos cortado la hoja supurará el gel o gelatina de la planta. Es muy importante dejar que cicatrice al aire hasta que el punto de fisura éste completamente seco.

Una vez cicatrizada la base del esqueje, lo pondremos en un sustrato lo más permeable posible. Una buena combinación es tierra volcánica, sustrato universal y arena.

También podemos reproducir nuestra planta de Alóe cortando la base del tallo, dejando que cicatrice y seque, y después plantándola en un tipo de sustrato con buen drenaje como el mencionado anteriormente para la reproducción por esquejes mediante las hojas. Sólo tendremos que esperar a que desarrollen las raíces y tendremos una nueva planta.

¡OJO! Si no dejamos que el punto de fisura cicatrice por completo, el esqueje se nos pudrirá.

¿Has comprobado por ti mismo los beneficios del Alóe Vera? ¿Todavía no sabes para qué sirve el Alóe Vera? ¡Cuéntanoslo en los comentarios en nuestra web!


Comenta en tus redes favoritas!!!

This article was written by Maria A

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *